Lo periodístico y noticiable

El rotativo madrileño publicaba con un gran titular el siguiente rumos, que efectivamente se quedó en eso: en rumor. Trosky fue asesinado en México, en 1940, por el español Ramón Mercader.

Todo va muy rápido. Hay que ser el primero en todo, o quizás más bien parecerlo. Creo que en la actualidad, el periodismo ha perdido esa credibilidad que antaño tenía, al igual que muchas veces se olvida su Código Deontológico o no se permite al periodista ejercer su derecho a la Cláusula de Conciencia.

Hay que ser el primero aunque después se compruebe que no es así. Bajo la coletilla de “fuentes cercanas a la investigación” se  supone que todo es fiable y está contrastado.

¿Qué es lo que interesa al público? o ¿qué es lo qué debería interesarle? Cuando una noticia se considera que le interesa se repite hasta la saciedad en todos los medios. Cada uno quiere aportar algo nuevo en esa lucha por la audiencia y la captación de publicidad que conlleva.

Hay que tener en cuenta que la elección de los contenidos que se insertarán en un medio de información marcará su línea y será lo que atraiga al usuario o al revés. Es una decisión de gran importancia que marca la diferencia entre los diferentes medios de comunicación de masas y estrategia fundamental para atraer lectores y audiencia. La elección de la portada es tarea difícil y de ella dependerá el interés del público. Editores o redactor jefe y jefes de sección (son quienes ostentan esta responsabilidad de seleccionar o discriminar noticias. Tarea difícil, dado el gran volumen de información que manejan los medios. (Teoría del Gatekeeper).

La Enciclopedia del Periodismo, en su Cuarta Edición en 1966, respecto a estas cuestiones dice lo siguiente: “No todo lo que al público interesa debe interesar al periodista, con lo que  no todo lo periodístico es “noticiable”, digno de publicación, aunque todo lo noticiable deba ser periodístico”.A este respecto habla del criterio subjetivo y de la complejidad que lleva la elección de contenidos ya que factores como criterios éticos o hasta las conveniencias del medio, entre otros influyen en esta decisión. En este sentido es importante conocer el Código Deontológico del periodista. ¡Eran otros tiempos!

En 1920, el madrileño diario “El Sol” publicaba con un titular a gran tamaño el siguiente rumor, aunque marcando y subrayando que era un rumor no contrastado.

El rotativo madrileño publicaba con un gran titular el siguiente rumos, que efectivamente se quedó en eso: en rumor. Trosky fue asesinado en México, en 1940, por el español Ramón Mercader.
El rotativo madrileño publicaba con un gran titular el siguiente rumor, que efectivamente se quedó en eso: en rumor. Trosky fue asesinado en México, en 1940, por el español Ramón Mercader.

Esta práctica. de señalar y diferenciar lo contrastado de lo que no lo es. se echa de menos en algunas de las cabeceras actuales, según he observado personalmente. Cualquiera información “noticiable” en muchos casos errónea, se publica sin miramientos, contribuyendo así a la falta de credibilidad.

El último número (mayo 2015) de la revista TintaLibre,perteneciente al periódico digital infoLibre, recuerda en una de sus secciones dedicada ala recopilación de artículos, una frase de George Orwell (escritor y periodísta británico) en la que dice “Noticia es aquello que quieren ocultar los poderosos, lo demás es propaganda”.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s